Regresar el reloj

 

Hay días que quisieras regresar el reloj

y que parece que la vida sólo le da reveses.

Se queda esperando el siguiente golpe con la esperanza

de que la sacudida sea menor que la anterior.

En esos momentos, desea con todas sus fuerzas,

volver en el tiempo, regresar el reloj.

Hay tantas cosas que no haría

y otras más a las que se aventaría de cabeza

sin siquiera pensarlo.

Desde este momento,

todo parece más sencillo de resolver,

no sabe si es la experiencia

o es el arrepentimiento.

Está segura que lo que la mueve a esos

pensamientos

es la creencia de que ahora

ya no le importa nada

lo que digan los demás.

Y con esa seguridad,

se lanzaría al vacío a cumplir sus sueños.

 

Pero la realidad le vuelve a dar una cachetada

y la hace reaccionar.

 

Si realmente creyera eso,

no estaría aquí, estancada en pensamientos

de regresar el tiempo a solucionar cosas

que ya sabe cómo pasaron

o que no la convencieron.

 

Y el golpe más grande se lo da

cuando reacciona  y detiene sus pensamientos en seco;

intentando que nadie los haya escuchado

y esté trabajando en cumplir sus deseos.

 

Si regresara el reloj,

si volviera en el tiempo y cambiara las cosas,

no sería quién es hoy

ni tendría a su lado

esas sonrisas

que iluminan sus días…

 

firma Rocio Casas

 

 

 

Por hoy es todo, pero ya sabes que cualquier cosa,

estaré encantada de leerte en los comentarios y por correo (platicamosrocio@gmail.com).

Gracias por leerme y

si te apetece, comparte y soñemos juntas.

No seas diferente,

¡Sé única!

¡Besiños infinitos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *