Me lo dijo un pajarito

 

      • «Los pájaros no hablan mamá». – Le había dicho una vez su hijo pequeño después de que ella se hubiera enterado de algo y le había dicho: «Me lo dijo un pajarito»:

Y era verdad, los pájaros no hablan y a ella, dicho pajarito, nunca le había contado nada.

 

Su vida transcurría rápidamente entre rutinas, colegio, casa, marido, hijos y el tiempo no se detenía y, sin embargo, ella no se movía.

Esa sensación de agotamiento, pero darse cuenta que no hay movimiento real.

Era como estar en una caminadora eléctrica; corre y corre y, a pesar del enorme cansancio, sigue en el mismo lugar.

 

Cada mañana la visitaba un pequeño colibrí, revoloteaba, iba y venía; y se detenía en su barda, pasaba un momento así, casi totalmente inmóvil y después otra vez lo mismo.

Nunca entendió porqué se detenía ahí; no había flores, ni agua, ni donde hacer nido, nada.

Comenzó a llamarlo «mi amigo» y poco a poco, cada vez que llegaba, ella también empezó a detenerse a observarlo.

Los pájaros hablan, si realmente quieres escucharlos, jamás te hablarán con palabras pero sí de otras formas.

El colibrí, «mi amigo», venía cada mañana a decirle que se vale ser fuerte, poderoso, hermoso; pero que también hace falta parar par entonces retomar el vuelo.

 

 

Por hoy es todo, pero ya sabes que cualquier cosa,

estaré encantada de leerte en los comentarios y por correo (platicamosrocio@gmail.com).

Gracias por leerme y

si te apetece, comparte y soñemos juntas.

No seas diferente,

¡Sé única!

¡Besiños infinitos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *