Aluxes los Duendes Mayas

 

Los Aluxes son los Duendes mayas y son parte esencial del imaginario maya, sobre todo de la península de Yucatán, Guatemala y Belice. Es tan fuerte esta tradición en la zona que, aún hoy, se realizan ofrendas para que protejan los hogares o provean de cosechas abundantes.

Se cree que los Aluxo’ob o Aluxes son seres pequeños, cuya estatura se acerca a la altura de las rodillas de un ser humano adulto.

Son seres protectores, simpáticos y solidarios.

Suelen tomar la forma física cuando se congregan y suelen vivir en las grutas o cenotes.

 

< Los Aluxes fueron creados de barro para que fueran guardianes de la selva, las milpas y los animales.

Una vez hecha la figura, se colocaba bajo un árbol y se le llevaban ofrendas de comida y agua. Otra de las misiones de estos seres era la de proteger el inframundo maya, el Xibalbá.

Antes de entrar a un bosque o un santuario, había que pedir permiso a estos Duendes, si no se hiciera, estos espíritus provocarían accidentes, enfermedades o, incluso, desastres naturales, ya que también se les asociaba con los truenos, rayos, tempestades, huracanes, etc. >

 

Desde tiempos antiguos se dice que estos Duendes ayudan a crecer y protegen el maíz. Aún hoy se acostumbra que los campesinos construyan una casita como especie de altar que se conoce como Kahtal Alux, situada, casi siempre, en su milpa. Durante siete años, los Aluxes cuidarán esos cultivos y ayudarán a crecer el maíz y a llamar a la lluvia; así como vigilar los campos por la noche para espantar a los animales y ladrones. Una vez que pasan los siete años, esta casa debe ser cerrada ya que se cree que después de ese tiempo los Aluxes se vuelven agresivos.

 

 

Leyendas sobre los Aluxes los Duendes mayas

 

En Cancún, Quintana Roo, hay un puente que lleva al aeropuerto y debajo de él hay una pequeña pirámide simbólica para la historia de Cancún.

La leyenda cuenta que cuando se estaba construyendo dicho puente, el puente se caía sin ninguna razón aparente y no eran capaces de poder terminar la obra. Los locales mayas les hicieron les dijeron que el problema era que no habían pedido permiso para la construcción de ese puente. Los arquitectos e ingenieros aseguraban que contaban con todos los permisos; pero les aclararon que el permiso que necesitaban era de los Aluxes.

Los Aluxes sólo protegen lo que consideran su territorio, si se les trata con respeto son muy útiles y traen buena suerte.

Así fue como se llegó al acuerdo de construir esa casa bajo el puente, después de esto, la construcción siguió su curso y se dice que los Aluxes aún viven ahí.

También hay casas de Aluxes a la entrada del aeropuerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *