Hablando claro y concreto, un Mala o Yapa Mala, rosario tibetano, es un conjunto de cuentas naturales que se utiliza, tradicionalmente, para la oración y la meditación.

Podemos hacer una comparación con el rosario de la religión católica porque, básicamente, sirve para lo mismo; llevar una conteo de la repetición de Mantras, pero también tiene otros usos.

Un Yapa Mala te elige

Al igual que los cuarzos, las cartas de los diferentes tarots, etc., son ellos los que te eligen a ti, no tú a ellos; si te enfocas sentirás que una de estas piezas te atrae más que cualquier otra, ese es el llamado, es su elección.

En el caso de los Mala es lo mismo, ya sea que decidas comprarlo o hacerlo tú misma, sentirás ese llamado a comprar alguno en particular o a realizarlo de una forma personal y específica.

¿Cómo puedes hacer un Mala, rosario tibetano?

En realidad, la realización es muy sencilla, lo único que tienes que tener en cuenta es que sean cuentas naturales y el hilo o cordón que utilices, también debe ser natural.

Un Mala debe contener 108 cuentas en total; generalmente va acompañado de una cuenta y una borla que también será de material natural y que se encuentra en el centro del Mala y es conocida como la cuenta del gurú.

¿Cómo se usa un Mala, rosario tibetano?

El Mala se sostiene con una mano y se va girando cada cuenta con el dedo pulgar y el dedo medio; no utilices el dedo índice, este representa al ego y no se recomienda usarlo para girar las cuentas en la repetición de mantras.

Se empieza a contar a partir de la cuenta que sigue a la cuenta del gurú, da igual la dirección. Cuando llegas a la cuenta del gurú nuevamente, has terminado y es un momento para agradecer, reflexionar sobre la práctica que acabas de realizar, honrar a tu gurú o bien, para volver a conectar con el mundo, después de una meditación.

Algo a tener en cuenta, si deseas seguir realizando repeticiones de mantras o meditaciones, no sigas por encima de la cuenta del gurú; gira el Mala y ve en la otra dirección, no es recomendable pasar por esta cuenta.

¿Cómo plasmar la intención en tu Mala?

Lo primero que debes hacer después de comprar o hacer un Mala es lavarlo, esto puedes hacerlo con agua pura.

Una vez que has lavado tu Mala, te colocarás en un lugar tranquilo donde nadie te moleste y te pondrás en una postura cómoda, sentada.

Enciende una vela o un incienso, elige un aroma que te guste y te haga sentir cómoda y tranquila.

Cierra tus ojos y comienza a centrarte en tu respiración. Inspira y exhala tranquilamente para relajar todo el cuerpo, sobre todo, relaja tu mente; mantente en esta posición y respirando tranquilamente por unos minutos.

En el momento que te sientas tranquila y sin pensamientos ajenos al momento, concéntrate en tu intención con el Mala, esto lo harás pasando una a una las cuentas, siempre con el dedo pulgar y el dedo medio.

Puedes repetir un mantra para sellar el vínculo energético entre tú y tu Mala. Para esto puedes repetir “Om Hrim Namah Shivaya Om” (Me inclino ante la Conciencia Suprema, mientras la resonancia Divina universal vibra dentro de mi corazón como Shakti, ante esa Conciencia que es mi amada maestra, me inclino.)

Puedes poner una sola intención en tu Mala o varias, pero debes hacer una por una; es decir, darás toda la vuelta al Mala enfocándote, por ejemplo, en la salud. Después darás la vuelta al Mala e te enfocarás en otra intención, por ejemplo, prosperidad y darás toda la vuelta al Mala y así con todas las intenciones que desees poner en él.

Limpiando tu Mala

Las cuentas naturales son fabulosas para plasmar intenciones, para limpiar e incluso para absorber y almacenar energía; esto quiere decir que pueden absorber también energía no tan positiva; por lo que es recomendable limpiar el Mala de vez en cuando.

  • Puedes colocar tu Mala a la luz del Sol o a la luz de la Luna llena
  • Colocar el Mala en un cuenco tibetano haciendo sonar los bordes o uno de sus lados
  • El agua limpia y pura también limpia las energías negativas
  • Colocarlo en un bol con sal de mar o sal rosa, después de unas horas, lo sacudes y lo enjuagas con agua pura y corriente (siempre)
  • Enterrarlo, el contacto con la Madre Tierra también lo limpia, ya que ella absorbe cualquier energía y la transforma

Por último, si tu Mala se rompe, su ciclo ha terminado. Ya sea que se rompa una cuenta, se desprenda o se rompa el hilo. No debes intentar arreglarlo o repararlo; si quieres seguir utilizando un Mala debes buscar otro.

Puedes guardar tu Mala rosario tibetano en una bolsa especial para él (siempre de material natural) o puedes usarlo, ya sea como collar o como pulsera (siempre en el brazo izquierdo).

Básicamente, trátalo con cariño y él te responderá de la misma forma.

FIRMA OSCURO Rocio Casas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.