Vamos a ver la importancia de reducir, reciclar, reutilizar en nuestras vidas.

 

Las famosas tres “R”

 

REDUCIR: Consiste en utilizar lo menos posible todo aquello que perjudica al planeta. Si reducimos el consumo de ciertas cosas evitamos el tener que reciclar o reutilizar objetos que no deberían estar en uso en primer lugar.

Reducir el consumo de agua, ya sea en la ducha, lavado de coche o regando el jardín.

Usar lo menos posible el coche, comprar electrodomésticos de bajo consumo o desconectar aparatos electrónicos cuando no se utilizan, son algunos ejemplos.

 

RECICLAR: Someter un material utilizado a un proceso para que se pueda volver a utilizar. 

El vidrio posee un ciclo eterno de vida puede ser fundido una y otra vez y convertido en nuevos accesorios o puede ser reutilizado.

El plástico puede ser también usado muchas veces, aunque lamentablemente no posee la misma durabilidad que el vidrio.

El papel se somete a diferentes procesos para tener una nueva oportunidad y podría ser el periódico, revista o libreta que utilicemos.

 

REUTILIZAR: Utilizar algo ya sea con la función que tenía antes o darle otro uso diferente.

El uso de recursos de forma indiscriminada terminan pasando una factura muy alta a nuestro planeta.

Darle una segunda oportunidad a un objeto puede llegar a ser muy reconfortante además de divertido.

Puedes descubrir tu lado artístico dándole una nueva vida a un objeto que ya ha cumplido la función para la que fue elaborado.

Sí ya sé, suena aburrido, monótono, siempre con lo mismo, ¿de qué sirve que yo lo haga?, etc.

 

¿Ayudamos al planeta?

 

Empecé en el mundo de las manualidades como consecuencia de un cambio radical en mi vida: un cambio de ciudad.

Vivía en una ciudad grande donde, el simple hecho de desplazarte de un lugar a otro te llevaba medio día; así que no tenía tiempo de aburrirme ni de quejarme porque no tenía nada que hacer.

Además de que, al estar rodeada de mi familia y amigos, siempre tienes algo que hacer. Visitar a alguien, salir a tomar algo, practicar juntos algún deporte.

El cambio fue a una ciudad mucho más pequeña donde las distancias son muy cortas, así que el moverte de un lugar a otro te toma muy poco de tu tiempo.

Al estar solos, en principio, te da mucho tiempo para hacer cosas; que por cierto no tienes nada que hacer.

El día se te hace eterno porque lo haces todo muy rápido.

Así que aquí me encontraba yo con un montón de día y sin mucho por hacer.

Después de siete años he llegado a la conclusión de que todavía me faltaba adaptarme, vuelvo a ser la mujer que cree que el tiempo no le llega a nada y que en algún momento le robaron horas a su día porque ahora no me alcanza para hacer mucho…

De ese “largo tiempo libre” nació la idea de hacer algo para entretenerme y di con las manualidades.

Empecé buscando ideas para reciclar objetos sin darme cuenta que en realidad buscaba como darle nueva vida a los objetos que tenía por casa, el proceso de reciclaje era muy diferente a lo que yo buscaba.

 

 Reducir, reciclar, reutilizar…

 

Di con estos términos y me empapé de todos los métodos que, dentro de mi casa y mis posibilidades, podría hacer.

Me di cuenta que hay cantidad de objetos que la gente tira a la basura sin pensar  en el daño que causa ni en que podría darle una nueva vida y lograr algo hermoso y único.

Hoy me dedico a darle nueva vida a esas botellas, botes, copas, vasos de vidrio que la gente siente que ya cumplieron su ciclo y logro darles una nueva cara, convirtiéndolos en piezas únicas que pueden lucir mucho dentro de casa.

Te invito a que lo intentes, no necesitas tener experiencia en ciertas técnicas o en pintura, simplemente es ponerte a hacerlo y darte la oportunidad de crear algo padrísimo que va a lucir mucho en tu casa y te va a dejar la gran satisfacción de haberlo hecho tú misma, además de que será algo totalmente original y nadie tendrá algo igual.

Hoy te muestro aquí un poco de lo que hago con mis botellas, esta técnica en particular me encanta, le da una vista hermosa a las piezas y en lo personal me resulta muy relajante.

Aunque un trabajo como este lleve muchas horas invertidas, el resultado final me deja una gran sensación de haber cumplido un poco con el planeta y de haber creado algo totalmente único y exclusivo.

 

Botella puntillismo

 

reducir-reciclar-reutilizar botella-puntillismo-1

 

reducir-reciclar-reutilizar botella-puntillismo-2

 

 

reducir-reciclar-reutilizar botella-puntillismo-3

 

reducir-reciclar-reutilizar botella-puntillismo-4

 

reducir-reciclar-reutilizar botella-puntillismo-5

 

reducir-reciclar-reutilizar botella-puntillismo-6

 

reducir-reciclar-reutilizar botella-puntillismo-7

 

Y tú ¿haces algo por nuestro planeta? Reduces, reciclas, reutilizas.

No olvides dejarme un comentario, me encanta saber de ti.

Gracias por leerme y, si te apetece, únete a mi sueño.

¡Besiños infinitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *