leyenda maya del colibrí

 

 

Leyenda Maya del Colibrí

 

Yo no sé a ti, pero a mí siempre me han fascinado estos pequeños animales.

Tengo una fijación con todo lo que se vea, aparentemente frágil y en realidad tenga una fortaleza inexplicable.

Si pudiera, pasaría horas hipnotizada viendo ir y venir a los colibríes, con eso movimientos rápidos y a la vez hermosos, sin perder el rumbo o el estilo.

Tan pequeños y tan grandes.

Pero ¿qué hay en realidad detrás de estos pequeños y mágicos seres?

 

 

Los Mayas

 

Leyendo por todos lados he llegado a la conclusión de que la mayoría de las mitologías del mundo nos cuentan la misma historia sobre la creación de la Tierra y todos sus habitantes.

Lo único que cambian son los materiales con los que las crearon y el por qué crearon lo que crearon. Los mayas no son la excepción.

Es una cultura tan llena de misticismo que enamora a todo aquel que se sumerge en ella y su historia.

 

 

Leyenda Maya del Colibrí

 

Los mayas cuentan que los dioses crearon todas las cosas en la Tierra y, al hacerlo, a cada animal, árbol y piedra le entregaron una misión especial.

Cuando terminaron de crear todo lo que les pareció, se dieron cuenta que se les había olvidado crear algo que se encargara de llevar los deseos y pensamientos de los hombres de un lugar a otro y, sobre todo, a sus dioses.

Los mayas crearon todo a base de barro y maíz, pero cuando quisieron crear ese nuevo ser, se dieron cuenta que ya no tenían ni lo uno ni lo otro.

 

leyenda maya del colibrí

 

 

La misión del Colibrí

 

Como ya no tenían más barro ni maíz para hacer otro animal, tomaron una piedra de jade y con ella tallaron una flecha muy pequeña.

Cuando estuvo lista, soplaron sobre ella para indicarle su misión… y la pequeña salió volando.

Mientras volaba, se extendieron unas alas hermosas y de colores brillantes; ya no era una pequeña flecha de jade, ahora, los dioses habían creado al xts´unu´um (colibrí).

Era tan frágil y ligero que, el colibrí, podía acercarse a las flores más delicadas sin mover un solo pétalo, sus plumas brillaban bajo el sol y reflejaban todos los colores del arcoiris.

Los hombres estaban tan fascinados con esta pequeña ave y su hermosura que trataban de atraparlo para tomar sus bellísimas alas y adornarse con ellas.

Los dioses al ver esto, tomaron la decisión de que esta ave había sido creada para ser completamente libre, así que si alguna vez alguien conseguía atrapar alguno, ese colibrí moriría inmediatamente perdiendo toda su hermosura.

 

 

El colibrí lleva, de aquí para allí,

los pensamientos de los hombres.

 

 

  • Si alguien te desea un bien, el colibrí tomará ese deseo y lo llevará hacia ti.
  • Si un colibrí vuela alrededor de tu cabeza, no lo toques. Él tomará tu deseo y lo llevará a los demás. Piensa que algo bueno está por ocurrir.

 

 

Los Aztecas

 

Los Aztecas reconocían al colibrí como luchadores valientes y aguerridos.

Era admirado porque, a pesar de su diminuto tamaño, mostraba gran fuerza y poderío al volar.

Su belleza, colorido y precisión eran cualidades muy apreciadas.

Cabe destacar que los Aztecas pensaban que esta ave nunca moría y que era el símbolo de Huitzilopochtli, el dios Azteca de la guerra.

 

 

Datos interesantes

 

Existen 330 especies de colibríes en América, de las cuales 57 están en Norte América.

  1. Es el ave más pequeña del mundo.
  2. Es la única ave que puede volar hacia atrás.
  3. Es capaz de volar hacia abajo.
  4. Es incapaz de caminar.
  5. Su corazón alcanza un máximo de 1200 latidos por minuto.
  6. Es el animal vertebrado más pequeño.
  7. Puede mantenerse suspendida en el aire inmóvil.
  8. Puede batir sus alas hasta 90 veces por segundo.
  9. Puede realizar 500 respiraciones por minuto.
  10. Puede realizar cambios de dirección muy repentinos.
  11. Su vuelo es similar al de las mariposas, que es considerado perfecto. Leyenda de las Mariposas.
  12. La hembra acude más de 140 veces al nido a alimentar a sus enanos.
  13. Los nidos de los colibríes son del tamaño de una nuez.
  14. Gotean orina, debido a su elevada actividad.
  15. La especie más pequeña de colibrí mide 5.5 centímetros.

 

Leyenda guaraní

 

Cuenta que la muerte no es el final de la vida.

El hombre, al morir, abandona el cuerpo en la Tierra, pero el alma continúa su existencia; se desprende del cuerpo y vuela a ocultarse en una flor a la espera de un ser mágico.

Entonces, aparece un mainimbú (colibrí en guaraní) y recoge las almas de las flores para guiarlas amorosamente al paraíso. Esta es la razón por la que vuela de flor en flor.

 

Una vez, se desató un enorme incendio en la selva.

Todos los animales huían despavoridos en dirección contraria al incendio.

Todos, menos el colibrí.

Éste, en vez de alejarse, iba y venía.

En un principio, los animales no repararon en él,

pero al verlo volar repetidas veces sobre sus cabezas en ambas direcciones,

el jaguar decidió preguntarle lleno de curiosidad:

– ¿Qué estás haciendo pequeño colibrí?

– Voy al lago, cojo agua en mi pico

y vuelvo para arrojarlo al fuego y apagarlo  -contestó la pequeña ave.

– ¿Estás loco, crees que tú solo con tu pequeño pico, vas a poder

apagar este enorme incendio?  -le increpó el jaguar.

– Bueno, -respondió el colibrí- yo solo hago mi parte.

Y sin más, reinició su vuelo y volvió al lago

a buscar más agua.

 

Y tú, ¿estás haciendo tu parte?

¿Sabes cuál es tu parte?

Por hoy es todo, pero ya sabes que cualquier cosa,

estaré encantada de leerte en los comentarios y por correo (platicamosrocio@gmail.com).

Si te apetece, comparte y soñemos juntas.

No seas diferente,
¡Sé única!

¡Besiños infinitos!

FIRMA ROCIO CASAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *