Leyes de Vida, del Universo… ¿por qué tanta ley?

 

La verdad es que está muy de moda (hay que decirlo así), estar en modo «paz y armonía» para mí y para todos.

Hay un aire de positivismo y de todos querer estar bien, tranquilos y desconectar un poco (o un mucho) de todo el ruido, violencia y odio que parece moverse por el mundo últimamente.

Lo cierto es que, no se si a ti te pasa como a mí, pero cuanto más investigas menos entiendes.

Cuanta más paz y tranquilidad buscas, peor te sientes porque todo lo que lees, oyes e investigas acaba llevándote a un montón de información y cosas por hacer que terminas volviéndote loca pensando que tú jamás serás capaz de llegar a ese estado de paz e iluminación.

Y vamos a dejarlo claro, cuanto más quieres escapar de creencias impuestas más te encuentras con un inmenso mundo de leyes del vida, del universo, del karma y de quién sabe cuanta cosa más, que simplemente complica lo que en un principio debería facilitar las cosas  y la vida.

 

 

Sí, yo también

 

También te voy a nombrar toooooodas las leyes que me he encontrado en mi camino llamado vida.

Pero al final, te dejaré mi conclusión de tanta ley y espero que, como yo, te quedes solo con lo que a ti te haga sentir bien y a gusto; y no sigas haciendo lo que todo el mundo te dice que hagas.

 

 

Leyes Universales

 

1. LEY DE CAUSA Y EFECTO:

Lo que ponemos en el universo es lo que el universo nos devolverá, nada atrae a su opuesto, si sientes odio nunca podrás recoger amor.

 

2. LEY DE CREACIÓN:

Todo lo que se crea necesita de una participación mínima para fusionar los vectores de fuerza.

 

3. LEY DE LA HUMILDAD:

Aquello que niegas, aquellos que no aceptas, continua. A lo que te resistes, persistes.

 

4. LEY DEL PRESENTE:

No puedes escapar de la presencia del karma, estás equivocado si crees que el tiempo y los años borrarán tu karma, intentar huir del karma es como intentar huir de ti mismo.

 

5. LEY DEL REFLEJO:

Siempre que hay algo mal en tu vida es que hay algo mal en ti, todo lo que nos rodea son espejos, no pretendas recibir sin dar.

 

6. LEY DE LA CONEXIÓN:

Esto nos recuerda a la matemática fractal, todo en el universo está conectado, cada paso lleva al siguiente paso, una mínima acción puede tener una gran resultado, el pasado, el presente y el futuro están conectados.

 

7. LEY DEL ENFOQUE:

No puedes estar en dos cosas a la vez, cuando estás centrado en la espiritualidad, no puedes tener sentimientos negativos; cuando nuestra atención se centra, cristalizamos nuestras metas objetivos y sueños.

 

8. LEY DE SABER DAR:

No pretendamos recibir si no hemos dado, el karma no entrega frutos del árbol que nunca fue plantado.

 

9. LEY DEL CAMBIO:

La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones para poder cambiar nuestro destino, si haces siempre lo mismo no cambiarán las cosas.

 

10. LEY DE LA PACIENCIA:

Todos los premios requieren un esfuerzo inicial y una gran paciencia final.

 

11. LEY DE LA RECOMPENSA:

Todo lo que hacemos en la vida tarde o temprano nos devolverá triplicado o multiplicado, en realidad el karma es un desenlace de la semilla que plantes.

 

 

 

Leyes del Karma

 

1. La Gran Ley de la Causa y Efecto

Lo que siembres, es lo que cosecharás. Lo que ponemos en el universo es lo que vuelve a nosotros. Si lo que queremos es la felicidad, la paz, la amistad, el amor; entonces tenemos que estar contentos, pacíficos, agradables y amorosos. La energía negativa enviada a otros vendrá de nuevo a ti, pero diez veces más potente.

 

2. Ley de la Creación

Creas aquello en lo que te concentras. La vida no ocurre por sí sola, requiere nuestra participación. Somos uno con el universo dentro y fuera. Lo que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior. Sé y haz de ti mismo lo que quieres tener en tu vida.

 

3. Ley de la Humildad

Acepta lo que es, deja ir lo que pasó y oriéntate a lo que será. Lo que te niegas a aceptar, te va a seguir ocurriendo. Si lo que vemos es un enemigo o alguien con un rasgo de carácter negativo, entonces nosotros mismos no estamos en un nivel superior de existencia.

 

4. Ley del Crecimiento

Tienes que cambiarte a ti, no a los demás, para crecer. Donde quiera que vayas, ahí estás. Para que podamos crecer en el espíritu somos nosotros lo que debemos cambiar y no las personas, lugares o cosas que nos rodean. Cuando cambiamos a quién y qué somos en nuestro corazón, nuestra vida cambia también.

 

5. Ley de Responsabilidad

Tu vida es el resultado de tus acciones. Cada vez que algo malo sucede, hay algo mal dentro en mí. Somos el reflejo de lo que nos rodea y lo que nos rodea nos refleja; hay que asumir la responsabilidad de lo que está presente en nuestra vida.

 

6. Ley de la Conexión

Todo está conectado y sirve para un propósito común. Incluso si algo que hacemos parece insignificante, es muy importante saber que hace en conexión con todo el universo. Cada paso lleva al siguiente paso y así sucesivamente. Ni el primero ni el último paso son de mayor o menor importancia. Pasado, presente, futuro; todos ellos están conectados.

 

7. Ley del Enfoque

No puedes enfocarte al mismo tiempo en el bien y en el mal. No se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo. Tienes que ir subiendo la escalera con un paso a la vez.

 

8. Ley del dar y hospitalidad

La forma de tratar a los demás revela tus intenciones. Si tú crees que algo es verdad, entonces en algún momento de tu vida serás llamado a demostrar que es verdad. Aquí es donde podemos poner en práctica lo que hemos aprendido.

 

9. Ley de Aquí y Ahora

Lo único que tienes es este momento. Mirando hacia atrás, examinando, es lo que nos impide estar totalmente en el aquí y el ahora. Pensamientos viejos, viejos patrones de comportamiento, viejos sueños. Ellos nos impiden tener renovaciones.

 

10. Ley del Cambio

La vida te da las mismas lecciones hasta que aprendes de ellas. La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones de que tenemos que cambiar nuestro camino.

 

11. Ley de la Paciencia y la Recompensa

Las cosas buenas vienen del trabajo duro, la fe y la determinación. Todas las recompensas requieren de un esfuerzo inicial. Recompensas de valor duradero requieren trabajo paciente y persistente. La alegría verdadera nos ayuda a seguir haciendo y la recompensa que esperamos vendrá a su debido tiempo.

 

12. Ley de la Importancia y la Inspiración

Recibirás de la vida lo que pusiste en ella. Siempre regresa algo de lo que hayas puesto. El valor de algo es un resultado directo de la energía y la intención que se pone en él.

 

 

 

 

Yo me quedo con lo que sigue…

 

Yo no me identifico con las anteriores, hay cosas con las que no coincido, me parecen un poco drásticas o dramáticas; por ponerles un nombre.

Además, tengo que decirte que yo no creo en el Karma como lo simbolizan la mayoría de las personas. Ese concepto no es más que una extensión de la Ley de Causa y Efecto o de la Responsabilidad.

Yo estoy convencida de que el Karma son las Lecciones de Vida no aprendidas en vidas pasadas y que traemos como tarea extra en esta vida, (pero eso es otra historia de la que te hablaré otro día).

Para mí, tienen más sentido las que te pongo a continuación.

 

 

Leyes del Universo

 

1. Ley de creación

Con todo lo que sentimos, al igual que lo que con todo lo que pensamos, vamos construyendo nuestro entorno, eso que nos gusta llamar “realidad”. Es necesario tener claro que ciertas veces nuestra realidad se ve distorsionada por pensamientos nocivos y es ahí cuando debemos poner un freno y hacer algo al respecto.

 

2. Ley de vibración

Esta ley hace hincapié en algo muy interesante. “Obtengo aquello en lo que pienso, tanto si lo deseo como no”. Esto quiere decir que deberíamos pasar nuestro tiempo pensando en cosas buenas y no cosas malas. ¿Porque? Sencillamente porque si pensamos en algo tarde o temprano sucede, lo bueno y lo malo. ¿Quién quiere que le sucedan cosas malas?

 

3. Ley de causa y efecto

Todo lo que sentimos en la vida es un resultado. Lo que decimos tiene consecuencias sobre otros, lo que hacemos también. Esto es algo que todos deberíamos tener bien en claro para actuar con más conciencia en nuestra vida cotidiana.

 

4. Ley del equilibrio

Una vida de abundancia se alcanza desprendiéndose de aquello que uno no necesita, o que el otro necesita más. Dar, tarde o temprano, se convierte en recibir y debemos estar preparados para ambas situaciones. Hay que dar con humildad y generosidad y comportarnos dignamente a la hora de recibir.

 

5. Ley del orden

Lo material debería ser las última de todas nuestras preocupaciones. Siempre debemos priorizar el trabajo en quién somos y en encontrar la tranquilidad y paz mental en esta vida antes que las cosas materiales.

 

6. Ley de acción

Esta ley nos invita a pensar que es necesario dar todo nuestro potencial en cada cosa que hacemos. Desde lo más mínimo a lo máximo, siempre debemos encarar toda actividad con las mismas ganas, voluntad e interés. Así, los resultados de todo lo que hagamos siempre serán buenos y satisfactorios.

 

7. Ley del mínimo esfuerzo

La voluntad y el esfuerzo son cosas distintas. Es preciso tener voluntad para encarar cualquier cosa, cualquier proyecto. Sin embargo, cuando de esfuerzo hablamos, debemos saber que estresa y un sobre esfuerzo consume toda nuestra energía. Por eso, para vivir con abundancia, debemos intentar aplicar el menor esfuerzo en las cosas.

 

8. Ley de medios y fines

Únicamente siendo feliz en el presente podrás ser feliz en el futuro. Recuerda siempre que lo que estás viviendo es un medio para vivir mejor mañana y no te preocupes por cosas innecesarias.

 

9. Ley de la expresión de los dones

Hacer uso de tus dones para el bienestar del prójimo te acercará a una vida de abundancia.

 

10. Ley del desapego

Es importante siempre concentrarse más en qué estamos haciendo antes que en los resultados. Debemos separarnos de aquello que suponemos que nos define, el éxito. Lo verdaderamente importante reside en la manera en la que hacemos las cosas.

Fuente: «Vivir con abundancia» de Sergio Fernandez

 

 

 

 

Reglas de Vida

 

  1. Haz las paces con tu pasado así podrás vivir tranquilo tu presente.
  2. Lo que los demás piensen de ti, no es de tu importancia.
  3. El tiempo lo cura casi todo, dale tiempo al tiempo.
  4. Nadie es el responsable de tu felicidad, sólo tú.
  5. No te compares con los demás y deja de juzgar, no tienes ni idea de lo que carga cada uno.
  6. Deja de pensar tanto, está bien no tener todas las respuestas, estas llegarán a ti poco a poco.
  7. Sonríe, no posees todos los problemas de este mundo.

 

 

 

Las cuatro Leyes de la Vida

 

Primera Ley: «La persona que llega siempre es la correcta»

Nadie llega a nuestra vida por casualidad. Todas las personas que nos rodean están ahí por algo, desde nuestros padres hasta la cajera del banco; incluso las personas tóxicas.

En cada intercambio y en cada momento, todos nos aportamos algo.

Recuerda que todos somos maestros y alumnos, están aquí para aprender de nosotros y para enseñarnos algo que nos permitirá avanzar.

 

Segunda Ley: «Lo que sucede es lo único que podría haber sucedido»

Nada de lo que nos sucedió, nos sucede o sucederá podría ser de otra manera. Lo que pasó fue lo único que pudo pasar.

Olvídate de los «si hubiera».

Tuvo que ser así para ayudarnos a aprender nuestra lección y sigamos creciendo.

Todas las situaciones son perfectas, aunque nos cueste entenderlo o, en el momento, nos lastime profundamente.

 

Tercera Ley: «Cualquier momento es el momento correcto para comenzar»

Todo llega en el momento adecuado, no importa cuánto quieras apresurar el inicio o la llegada de algo; esto comenzará o llegará cuando sea el momento perfecto.

Aquí aplica el dicho «el maestro aparecerá cuando el alumno esté preparado».

¿De qué sirve apresurar las cosas o quejarnos de lo que no llega si no estaremos preparados para verlo o aprovecharlo?

Disfruta todo lo que llega, que siempre será lo mejor que pueda pasar en ese momento.

 

Cuarta Ley: «Cuando algo termina, termina»

Y aunque parece una idea demasiado lógica, es que es así.

Si algo llegó a su fin, no importa cuánto te empeñes en evitarlo, está terminado.

Necesitas aceptar el final de cada ciclo. Si algo terminó es para tu propia evolución, de alguna forma hay que terminar cosas para empezar nuevas; hay que vaciar para tener más espacio para llenar.

 

 

Mi conclusión…

Empiezo por quitar los términos «reglas» y  «leyes», estas hacen que brinque mi rebelde sin causa interior y se niegue rotundamente a seguirlas.

Recuerda que el cerebro humano registra los «no» al revés y los asume como «sí».

Así que, si analizas estas últimas reglas y leyes, no son otra cosa que lo que te llevo diciendo hace tiempo; en esta vida hay que ser congruentes.

Si tú quieres recibir amor, tienes que dar amor; si quieres ser próspero económicamente, necesitas ser abundante dando también.

Teniendo esto en cuenta, llegué a la siguiente conclusión:

Si yo quiero vivir en paz y armonía, quiero ser congruente actuando desde el amor y con respeto hacia todo y todos los que me rodean.

Seguiré el orden perfecto para que la vida sea lo que yo quiero que sea; empiezo por ser, continuo con hacer y al final, me doy el placer de tener.

 

FIRMA ROCIO CASAS

Por hoy es todo, pero ya sabes que cualquier cosa,

estaré encantada de leerte en los comentarios y por correo (platicamosrocio@gmail.com).

Si te apetece, comparte y soñemos juntas.

No seas diferente,
¡Sé única!

¡Besiños infinitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *