La terrible soledad de mis silencios

 

 

Mientras tanto, en la terrible soledad de mis silencios,

me encuentro conmigo misma

y sólo entonces, escucho.

Araño los recuerdos en búsqueda de algo que me motive

que me haga abrir mis alas,

lanzarme a volar.

Sólo encuentro el vacío

de una vida llena de cosas que han drenado mi existencia,

al punto de dejarme seca,

sin nada ya para dar.

Cierro los ojos, me dejo llevar,

ya no opongo resistencia,

ya no voy contra corriente,

sólo voy.

No sé a dónde,

no sé en qué momento,

solo sé que no quiero estar donde me encuentro,

aunque el miedo me nuble la mirada;

y no tenga más compañía que la sombra

de mis propios demonios.

Hay algo más fuerte que yo

que me impulsa a seguir,

muero de miedo,

pierdo mucho en el proceso.

Tal vez no era mío,

tal vez solo era prestado,

era parte del camino,

era parte del destino.

Y cuando todo se encuentra a oscuras,

en la terrible soledad de mi existencia,

encuentro que en la terrible oscura soledad,

es donde más brillante se refleja la luz de mi alma.

La soledad ya no duele tanto,

las sombras forman parte de mí,

el camino ha sido largo,

la respuesta está dentro de mí.

 

FIRMA ROCIO CASAS

 

Por hoy es todo, pero ya sabes que cualquier cosa,

estaré encantada de leerte en los comentarios y por correo (platicamosrocio@gmail.com).

Si te apetece, comparte y soñemos juntas.

No seas diferente,
¡Sé única!

¡Besiños infinitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *