Historia del Horóscopo Chino

 

Cuenta la tradición, que Buda, viendo próxima su muerte, quiso reunir a todos los animales de la Tierra para dejar testimonio de su última voluntad.

Para su sorpresa, solo se presentaron doce animales ante él.

La rata fue la primera en llegar, después llegaron otros once animales: el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cerdo.

Como premio a la devoción religiosa que le brindaron, Buda los convirtió en los Doce Signos del Zodiaco Chino.

Cada animal gobernaría un año, en el cual influirían sobre la personalidad y el carácter de todos aquellos que nacieran en él.

 

 

Los doce signos del Horóscopo Chino

 

No obstante, no todos los que nacen bajo un signo tienen una misma personalidad y carácter.

Esto se debe a la influencia de tres aspectos fundamentales; el Ascendente que se determina por la hora del nacimiento y cada animal reina sobre dos horas a lo largo del día; el Yin y el Yang; y los Cinco Elementos (Metal, Agua, Madera, Fuego y Tierra).

Estos signos, inspirados en las fases del calendario lunar, existen en la tradición china desde el siglo VI antes de nuestra era, aunque no fue hasta el siglo III a.C. cuando fueron incorporados al estudio formal de la astrología y astronomía.

El horóscopo chino tiene una tradición de 5000 años y se basa en los años lunares.

Cada año se bautiza a las personas con el nombre de un animal.

 

 

Horóscopo Chino y el Taoísmo

 

Gran parte de esta costumbre tiene sus orígenes en el antiguo Taoísmo chino.

El Taoísmo es un sistema global de descripción de la realidad que analiza y clasifica los fenómenos de la naturaleza.

Sus teorías son consideradas leyes cósmicas inalterables, aplicables a cualquier plano y manifestación de la vida.

El Universo es un conjunto en equilibrio y es tarea del ser guardar esa armonía, resultando de ello el bienestar, tanto físico como psicológico para la evolución de la persona.

Los chinos basaron su cronología en un sistema sexagenario, es decir en ciclos de sesenta años.

Estos ciclos trabajan en forma circular, al llegar a su punto final vuelven a comenzar iniciando nuevos ciclos que nunca tienen final.

 

 

Los elementos en el Horóscopo Chino

 

Según los antiguos filósofos chinos, el Metal, la Madera, el Agua, el Fuego y la Tierra constituyen los cinco elementos esenciales del Universo.

Estos elementos son asignados a cinco planetas: agua (Mercurio), metal (Venus), fuego (Marte), madera (Júpiter) y tierra (Saturno), los cuales ejercen su influencia en el individuo, al igual que el Yang (el Sol) y el Ying (la Luna).

Cada uno de estos elementos posee características especiales que influyen en la personalidad de las personas.

Los elementos son muy importantes ya que, en cada situación de la vida, estos se presentan como material fundamental para sus vidas.

Por ejemplo: el agua era esencial para la vida, el fuego para cocer sus alimentos y dar calor con la llama que les iluminaba y calentaba, la tierra para cultivarla, el metal para la construcción de sus armas y la elaboración de sus instrumentos de trabajo, la madera para la construcción de sus viviendas.

Si bien cada animal rige un año lunar, los cinco elementos gobiernan diez años.

Cada elemento reina dos años, uno bajo el signo del Yin y otro bajo el signo del Yang.

De esta forma se establece el equilibrio, que es fundamental en la concepción de la filosofía china.

 

 

Otra historia del Horóscopo Chino

 

Otra leyenda china dice que fue el Rey de Jade quien organizó una carrera para determinar cuáles eran los animales más rápidos.

Los primeros doce que lograron cruzar un río señalado fueron los escogidos para representar a las doce ramas terrestres en las que está dividido el orden cíclico del calendario lunar.

El signo de cada persona depende del año –y por lo tanto del animal- en el que se ha nacido y siempre teniendo en cuenta que éste comienza a finales de enero o principios de febrero.

Las características de ese animal serán las que determinarán la personalidad, la suerte, las desgracias o, incluso, el amor ideal de cualquiera de nosotros.

En China, una de las preguntas más frecuentes que se suele formular cuando se conoce a alguien es: “¿De qué animal eres?”, para saber la edad de la persona a quien nos dirigimos, porque hasta los niños saben de memoria la sucesión de los doce animales y son capaces de calcular la edad de cualquier persona inmediatamente.

 

Si quieres saber cuál es tu signo o animal en el Horóscopo Chino puedes consultarlo aquí.

 

Por hoy es todo, pero ya sabes que cualquier cosa,

estaré encantada de leerte en los comentarios y por correo (platicamosrocio@gmail.com).

Si te apetece, comparte y soñemos juntas.

No seas diferente,
¡Sé única!

¡Besiños infinitos!

FIRMA ROCIO CASAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *