Esto también pasará

 

 

Esto también pasará

 

La vida es un constante aprendizaje y cada situación tiene varias lecciones para nosotros que no siempre estamos preparados o abiertos a aprender.

Todos, absolutamente todos, estamos aquí para enseñar y aprender.

En algún momento nos tocará ser esa persona especial que toque el alma de alguien más; y en otro, nos llegarán personas especiales que tocarán la nuestra.

Hay muchas formas de tocar el alma de alguien, puede hacerse de manera mega positiva que realmente ayude a mejorar la vida  de esa persona o puede que sea de una forma no tan positiva; pero al final, ese toque ayudará a que algo en ella o nosotros se mueva y se transforme.

Con las situaciones pasa lo mismo.

Todo en esta vida pasa por algo, algo tenemos que aprender de ella; pero claro, cuando uno está metido en la situación no logra ver todo el panorama completo y se limita solo al dolor, al miedo; a cualquier emoción que se conoce como negativa.

 

 

Positivo y Negativo

 

Realmente yo no creo en lo extremo: positivo / negativo; bueno / malo; bien hecho / mal hecho; blanco / negro…

¿Por qué pensar y ver las cosas tan en cortito cuando existen un mar de posibilidades y una inmensa gama de colores.

Bueno o malo, positivo o negativo; ¿quién tomó la decisión de lo que era de una forma u otra?

Al final, algo que para mí puede ser buenísimo, para ti puede ser una auténtica locura (me pasa a menudo), pero eso no quiere decir que yo esté mal o que tú estés bien o viceversa.

Nos marcan educación, crianza, creencias, lugar de residencia; tantas cosas que hacen que nuestras perspectivas sean diferentes.

 

 

Emociones positivas o negativas

 

Y así llegamos aquí.

Según la ciencia existen cuatro emociones básicas y cuatro secundarias, aquí te hablo un poco de esta clasificación.

La verdad es que existen un montón más o, por lo menos, nosotros ya lo hemos convertido todo en emoción.

Lo importante es entender que no existen emociones positivas o negativas, las emociones simplemente son.

Están ahí, en nosotros por una razón. Todas tienen algo que enseñarnos, está en nosotros aprender a ver la lección que nos traen.

Lo curioso es que el ser humano se ha acostumbrado tanto al dolor que está perdiendo la capacidad de aprender por las «buenas» y se empeña en aprender por las «malas».

Pocas veces prestamos verdadera atención a las cosas, personas o situaciones que nos hacen sentir bien, que nos provocan alegría, amor, felicidad; como para ver qué hay más allá de las mariposas en el estómago.

Valorar, agradecer y aprender.

 

Ahhhh pero qué tal cuando algo nos provoca miedo, dolor, enojo, frustración.

Ahí sí le damos cincuenta mil vueltas al tema e intentamos (según nosotros) entender por qué nos está pasando esto o por qué estamos encontrando en nuestra vida ciertas personas.

Y tendemos a hacer una de dos cosas (o las dos), quedarnos ahí sufriendo, culpándonos, regodeándonos en la tragedia y lamiendo nuestras heridas.

O reventamos, explotamos y culpamos a todo y a todos de lo que nos sucede, creyendo que el mundo está en nuestra contra, que estamos pagando algo que hicimos o que el karma nos está cobrando algo.

 

 

Se vale sufrir, gritar, patalear

 

Y ¿sabes por qué hacemos eso?

Porque nos han enseñado que sentir esas emociones «negativas» está mal.

Que no es bueno enojarse, mostrar debilidad y entonces nos pasamos luchando contra esas emociones «negativas» en lugar de solo sentirlas, dejarlas que salgan (de la forma más natural y sana posible) porque solo así podremos aceptar, entender y aprender.

 

 

Esto también pasará…

 

La buena noticia es que esto también pasará y la mejor es que tú eres el único responsable de tus acciones y reacciones ante lo que te sucede.

Solo respira y analiza para que lo veas desde otra perspectiva.

Y no se trata de ser positiva en exceso o de solo ver el lado bueno a todo; se trata de aprovechar lo que te sucede a tu favor.

Va a pasar lo que tenga que pasar, pero si te ciegas emocional y mentalmente con el dolor y el miedo, te detienes; lo importante es que sigas avanzando.

Se vale estar asustada, enojada, preocupada y darse el tiempo de explotar y sacarlo todo.

Lo que marcará la diferencia entre levantarte y seguir, o quedarte atorada en esa situación, será tu decisión de tomar lo que te sirva y lo demás dejarlo pasar.

Las personas y las situaciones llegan a tu vida por alguna razón, está en ti aprovechar en lo posible lo que te dan o solo enojarte y sufrir por lo no que no te dejan o dan.

Solo respira, esto también pasará.

  • Si no me crees, echa un vistazo al pasado y analiza por cuántas situaciones complicadas has pasado, cuántas cosas te han lastimado hasta la médula, cuántas personas te han hecho daño hasta sentir que no querías seguir viviendo… y aquí estás; lo has logrado, has superado todo eso y gracias a todo eso, eres y estás aquí y ahora.

 

 

Por hoy es todo, pero ya sabes que cualquier cosa,

estaré encantada de leerte en los comentarios y por correo (platicamosrocio@gmail.com).

Si te apetece, comparte y soñemos juntas.

No seas diferente,
¡Sé única!

¡Besiños infinitos!

FIRMA ROCIO CASAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *