Rocio Casas

 

¡Esta soy yo!

Me dedico a hacer piezas únicas porque mi ilusión es que cada ser humano se dé cuenta que no necesitamos ser como todo mundo quiere que seamos.

Toda mi vida ha estado marcada por una sola idea, quizás nunca la tuve tan definida como ahora que ya soy una mujer madura (bueno, lo de madura es un decir); siempre quise ser única.

La creatividad ha formado parte de mi existencia, cualquier cosa me servía de lienzo para crear algo; desde una simple hoja en mi libreta del colegio hasta un retazo de tela cuando estudiaba diseño de modas.

Nunca me he considerado una mujer precisamente muy femenina; por el contrario, he creído que soy un hombre atrapado en el cuerpo de una mujer, pero también es cierto que, de ser así, soy muy detallista y no me gusta formar parte del rebaño.

Faltaba que alguien me dijera (o me diga) lo que tengo qué hacer, para que mi inconsciente brinque y busqué la alternativa, no ser una rebelde sin causa, pero sí a ser única y original.

Todo esto me llevó a convertirme en una loca (que ya lo era y lo sigo siendo) por todo lo hecho a mano.

 

Mi estilo de vida es “handmade”

 

Rocio Casas Santa hecho a mano

Si quieres algo verdaderamente único y original tiene que estar hecho a mano, porque además será hecho con amor.

Aunque soy consumidora de productos que no son hechos a mano, sí que es verdad que me fijo en cada pequeño detalle y busco que siempre sea fuera de lo común, de lo establecido, de las reglas de una sociedad en la que ni siquiera me tomaron en cuenta para opinar.

Estudié Diseño de Modas porque debido a mi condición física y a mi extrema delgadez, el conseguir ropa realmente única y original se había vuelto un problema, así que ¿por qué no hacerme yo misma lucir como yo quería y no como los demás me obligaban?

Soy diseñadora de modas, algo que no estudié con plena convicción pero que sí llenaba una parte de mí, la creadora; la que buscaba ser única en un mundo de iguales.

 

 

Entonces, me escuché

 

Hace treinta años fui diagnosticada con escoliosis dorso-lumbar. Durante años he vivido llenando expectativas de otros por mi apariencia física y por llenar mi vida de “no puedes”; por los cuales me exigí a mí misma a convertirlos en “tengo que”.

Un día acepté que para realmente tomar la decisión de transformarnos, de liberarnos y ser únicos solo hacen falta dos cosas: muchos huevos y poner los puntos claros.

 

 

Yo no soy diferente, ¡soy única!

Rocio CasasHoy me dedico a hacer piezas únicas porque mi ilusión es que cada ser humano se dé cuenta que no necesitamos ser como todo mundo quiere que seamos, hemos venido a este mundo a ser felices; pero siempre siguiendo nuestros sueños, siendo nosotros mismos y vivir en paz.

Al final, queda la satisfacción de que estoy haciendo lo que amo hacer, que soy feliz cada vez que alguien sonríe con una pieza mía en sus manos.

Así que esta soy yo, Diseñadora de modas por profesión; esposa, mamá, artesana y creadora de piezas únicas por decisión.

Creo firmemente en el poder de la transformación y la libertad.

Quiero que mis enanos sean y se sientan libres, vivan en un mundo libre de falsas expectativas, falsas creencias, falsas perspectivas.

Quiero que sean felices, creyendo y haciendo lo que realmente amen.

Que sepan que su fuerza radica en el poder que tienen de ser únicos, no diferentes.

Que se sientan libres de cumplir sus sueños porque no tendrán que vivir esperando las opiniones de los demás.

Quiero enseñarles que, para lograr todo eso, se necesitan muchos huevos y poner los puntos muy claros desde su propia esencia; para que así puedan encontrar su lugar en este mundo, sin tener que vivir en una lucha constante con los demás y con ellos mismos.

Rocio Casas mandalas