Ave Fénix

 

Cuenta la leyenda (en la versión cristiana) que en el Edén, debajo del árbol del Bien y del Mal, nació un pájaro de bello plumaje y canto incomparable; cuyos valores le convirtieron en el único ser que no quiso probar los frutos del árbol.

Cuando Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso, cayó sobre el nido una chispa de la espada de fuego de un querubín y el pájaro ardió al instante.

De las propias llamas resurgió una nueva ave, llamada el Fénix; con cuerpo dorado y alas escarlata.

La inmortalidad es el premio a su fidelidad al precepto divino, además del conocimientos, el poder curativo de sus lágrimas y su fuerza.

Su misión es transmitir su conocimiento y servir de inspiración a los que buscan conocimiento, ya sean artistas o científicos.

Su forma de reproducirse es el renacimiento ya que existe una única ave; por eso también es símbolo del renacimiento.

Su ciclo de vida varía de un mito a otro, puede ser de cien, quinientos o quinientos cuarenta años, durante los cuales crea su nido, entona la más hermosa melodía, se prende fuego a sí misma y renace.

Es símbolo de la esperanza, la inmortalidad y la resurrección.

 

 

Ave Fénix para los egipcios

 

Según Ovidio, para los egipcios esta ave estaba asociada a las crecidas del río Nilo, al Sol y a la muerte.

Era tan sabia que entendía que era necesario renovarse cada cierto tiempo para adquirir mayor sabiduría.

Volaba por todo Egipto para construirse un nido especial con ramas de roble y lo rellenaba con canela, nardos y mirra.

Una vez terminado, se acomodaba y entonaba la más sublime de sus melodías; se encendía y dejaba que las llamas la consumieran por completo.

A los tres días, de sus propias cenizas, surgía un nuevo Fénix y cuando es lo suficientemente fuerte, llevaba su nido al Templo del Sol y así comenzaba un nuevo ciclo.

 

 

Ave Fénix en otras culturas

 

China ⇒ Fêng - Huang

Japón ⇒ Ho - oo

Rusia ⇒ El Pájaro de Fuego

Egipto ⇒ Benu

India ⇒ Garuda

Indios Norteamericanos ⇒ Yel

Aztecas, mayas, toltecas ⇒ Quetzal

 

 

Te toca a ti ser tu propio Ave Fénix

 

Ahora es tu turno, es necesario que tomes una decisión y esta decisión siempre hazla pensando en ti y en nadie más.

Llegó tu momento de quedarte en el fondo con lo negativo  de tu experiencia, sufriendo emocionalmente; o dejar que tus alas se abran y resurgir de tus propias cenizas; renovada, más fuerte y poderosa que antes.

 

«Una experiencia traumática siempre es negativa,
lo que suceda después, depende de cada persona.»

                                                                      Viktor Frankl

 

 

Por hoy es todo, pero ya sabes que cualquier cosa,

estaré encantada de leerte en los comentarios y por correo (platicamosrocio@gmail.com).

Si te apetece, comparte y soñemos juntas.

No seas diferente,
¡Sé única!

¡Besiños infinitos!

FIRMA ROCIO CASAS

2 Responses

  • Creo que en este planeta hace mucha falta que seamos un Fénix, de verdad que es de mucha fortaleza entender que resurgir es buena señal, que como dices nos da más conocimiento, te acompaño y estoy contigo

    • Creo que se necesita más fortaleza para aceptar tocar el fondo, resurgir es parte del aprendizaje después de la aceptación. Sabes que en este camino, con caídas y resurgimientos, vamos juntas amiga mía. Te mando un abrazo. ¡Gracias por leerme, por ser y por estar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *